Ascuas

Quizá lo que más me fascina de una hoguera no sean las llamas, sino las ascuas.

Por su poder de renacer con el soplo adecuado.

Como el ave Fénix.