Equilibrio

amapolas

A veces el equilibrio es un juego de suma cero muy precario.

A veces estás sobre tus dos pies, bien plantados, estables, con todo el peso sobre ellos. Pueden venir vientos, empujones y tormentas, que tu equilibrio permanece. Nunca sin esfuerzo, pero con éxito.

Pero otras veces… ay, otras veces… el equilibrio es por los pelos. Tienes la punta de los pies apenas tocando tierra. Con una postura anormal para no caer, el peso descompensado. Y vienen vientos, un pequeño empujón, o la amenaza de una tormenta, apenas la amenaza… y te hace tambalear. El esfuerzo es descomunal, te doblas, te retuerces para conseguir no caer. Te duele todo el cuerpo de la tensión.
Te planteas si merece la pena, si no será mejor dejarte vencer, caer, ovillarte en el suelo y dejar que pasen los truenos antes de volver a ponerte en pie.

Equilibrio…