Piedras preciosas

Renunciar a la felicidad es como arrojar piedras preciosas a lo profundo del mar.