aprendiendo

One wild and precious life

Marionetarota

Ayer ví el corto Borrowed Time, de un par de animadores de Pixar. Un corto de animación para adultos. Intenso. Crudo.

En el último minuto no hacía más que venir a mi mente una frase vista por ahí… que ni sabía de quién era “what will you do with your one wild and precious life?” …lee más…

En pie

en-pie

A veces se enfada.

Se enfada con todo y con el mundo. Porque no lo entiende. Porque se sorprende cuando espera algo, está convencida de que funciona así, y resulta que no. No es que se crea en posesión de la verdad… es más bien que confía y espera la bondad. Cuando la bondad no llega, cuando a cambio obtiene una bofetada, se enfada.

Y además es un enfado pueril… es sólo pataleo, piensa fatal, le salen sapos y culebras por la boca y al rato se le pasa. Si no lo cuenta se le envenena dentro. Pero sabe si lo cuenta contagia a quien escucha. Debería callarse…

Ella es así. Lo que tiene dentro le presiona si no sale. Con los años se está acostumbrando… pero se le hace cuesta arriba.

 

(por eso también escribe, como un antídoto contra la presión)

  …lee más…

Vacaciones de single

cumpleblog

¡¡¡Mi blog cumple un año!!!

Tal día como ayer lo lancé al mundo virtual, y  para celebrarlo… nueva imagen -¿gusta?- … y ¡post nuevo!

Pensando pensando… qué mejor que escribir sobre las vacaciones que acaban de terminar para mí… Pero no voy a contar dónde he ido (que sí que lo diré) ni lo que he hecho (que también), sino mi experiencia totalmente nueva con las vacaciones en solitario.

Porque sí, este año durante unos días, he experimentado por primera vez en mi vida irme de vacaciones sola. Quizá haya gente para la que es algo habitual, pero con la mayoría de las personas con las que lo he comentado, o no lo han hecho nunca, o ha sido algo excepcional. Ahora que está de moda hablar de vacaciones familyfriendly, dinkys y singles… ¡he probado este último tipo! Aquí te lo cuento… florecillas

 

…lee más…

Equilibrio

amapolas

A veces el equilibrio es un juego de suma cero muy precario.

A veces estás sobre tus dos pies, bien plantados, estables, con todo el peso sobre ellos. Pueden venir vientos, empujones y tormentas, que tu equilibrio permanece. Nunca sin esfuerzo, pero con éxito.

Pero otras veces… ay, otras veces… el equilibrio es por los pelos. Tienes la punta de los pies apenas tocando tierra. Con una postura anormal para no caer, el peso descompensado. Y vienen vientos, un pequeño empujón, o la amenaza de una tormenta, apenas la amenaza… y te hace tambalear. El esfuerzo es descomunal, te doblas, te retuerces para conseguir no caer. Te duele todo el cuerpo de la tensión.
Te planteas si merece la pena, si no será mejor dejarte vencer, caer, ovillarte en el suelo y dejar que pasen los truenos antes de volver a ponerte en pie.

Equilibrio…