Va de abrazos

abrazo hermanosÚltimamente ando pensando en abrazos. Los hay de niños, de pareja, de madre, de calor, de consuelo, de apoyo, de descanso.

Abrazos que me reducen el pulso, que me hacen empezar a respirar más despacio, que me calman. Abrazos que doy para calmar (mi hijo entre mis brazos, el calor que calma su llanto si se ha despertado asustado de noche, si se hizo daño al caer, si simplemente no sabe qué le pasa y llora). Abrazos de apoyo, de “estoy aquí”. Abrazos en los que rodeas, y en los que te rodean. Abrazos a personas pequeñas, que parece que se te pierden en el pecho. A personas grandes, donde apoyas la cara en el hombro y te quedarías a vivir allí. El calor inunda. El tiempo se detiene. Los hombros se relajan. La respiración se calma. Un abrazo cálido para demostrar amor. Uno tembloroso para calmar los miedos. Abrazos como preámbulo a los besos y las caricias. Abrazos de descanso…

(…)

Una vez oí que los abrazos tienen que durar hasta que el otro se separe. Porque mientras que duran, curan. A veces espero que el otro se calme y se separe. A veces soy yo la que simplemente coge fuerzas y necesito alargarlo hasta que me calmo y me separo. Por eso soy #muyfandelosabrazos y mando #abrazoreponefuerzas a quien los necesite